La pobreza es la suma de las horas mal utilizadas

El tiempo pasa para todos de la misma manera y dura exactamente lo mismo para todos. Que lo notes o no, te parezca que el tiempo se hace más corto o más largo, no tiene nada que ver con el tiempo sino de tu experiencia con él.

¿Sabes que si aprendemos algo o experimentamos algo nuevo el tiempo parece ir más despacio? ¿Sabes que la sensación que las personas tienen al hacerse mayores de que cada año pasa más rápido se debe a que la falta de nuevas experiencias hace que cada año, cada mes, cada día, parezcan más vacíos?

Siempre se ha dicho que el tiempo pasa volando cuando estás feliz y duran eternidades cuando sufres. Realmente, y lo dicen expertos, cuando llegamos a adultos y empezamos a cumplir años, nuestra percepción del tiempo cambia con respecto a cuándo éramos más jóvenes o pequeños, simplemente porque ya los meses y los años apenas los distinguimos, porque no hacemos nada con ellos. El tiempo es el mismo para todos, pero cuando eres pequeño está lleno de primeras veces, de nuevas experiencias, de momentos memorables. Y llega un día en que lo conviertes en rutina y esa rutina es la que hace que sientas que el tiempo se te escurre de las manos como un puñado de fina arena.

Y sin embargo estás acumulando una serie de horas cada día que no van a ningún lado, a las que no les sacan ningún provecho. Es la ironía del tiempo: cuanto menos lo aprovechas más pronto parece desvanecerse.

Yo supe muy pronto lo que quería y empecé a prepararme para conseguirlo antes de poder empezar a notar que mis días me estuvieran tragando como veo, escucho y leo a muchas personas decir. Pero el problema de ese tiempo perdido y no percibido es que es tiempo que podría dedicarse a aprender, a potenciarse, a capacitarse, a encontrar nuevas experiencias, prepararte para un largo y saludable futuro en el que nada te falte cuando llegue la hora de dejar el trabajo, y sin embargo vivir cada día de una manera completa, haciendo que cada día, cada mes y cada año aporten algo distinto el cumulo total de tu vida. Incluso si la vida que te esperase fuera, por desgracia, más corta de lo que pensabas, habrías vivido al máximo cada uno de esos años.

Cada día que dejas pasar algo “para mañana” sabiendo que ese algo puede cambiar muchas cosas en tu vida, dejas que ese tiempo se siga convirtiendo en tiempo perdido y no en tiempo vivido. Cada día que dejas que la rutina y los días repetidos sigan siendo la tónica de tu vida, la acortas un poco simplemente por la percepción que tienes de que el tiempo vuela y nunca tienes tiempo para dedicarle a lo que sea que tenías en mente desde hace un año, o dos o tres.

Y mientras tanto, no sólo se te escapa el tiempo, también se te escapa esa versión de ti que iba a decidirse, que iba a trabajar en algo distinto, que iba a conseguir mudarse a esa otra parte de la ciudad, que iba a ver mundo, que iba a hacer cosas… Se te escapa tu potencial y el tiempo no espera a nadie. Aquellos que han conseguido atraparlo para hacer de sus días más largos, más ricos, llenos de historias, llenos de vida… esas personas lo han hecho sabiendo que cada hora cuenta, y una hora usada en tu propio éxito es una hora que volverá multiplicada.

Y cumplas los años que cumplas cada uno de ellos será digno de ser recordado con una sonrisa en la cara.

No pierdas más días, ni más años:https://goo.gl/forms/TNwIS5qRVXP5lUBt2