Haz siempre un poco más

Una idea también muy peligrosa pero muy difícil de erradicar es que con hacer lo que toca para cumplir con el trabajo es suficiente.
Hacer el 90% del trabajo no es suficiente. Hacer el 100% de tu trabajo no es suficiente. Tienes que ir siempre a por el 101% y luego, un poco más aún. Si de verdad quieres conseguir grandes cosas en la vida, ve siempre a por ese poco extra. Ese poquito es la diferencia entre lo normal y lo grandioso.

Realmente no se trata de hacer un esfuerzo sobrehumano sino de asumir que si algo te importa realmente es lógico y normal esperar que actúes en consecuencia. Hacer únicamente y apenas lo que a uno se le pide puede ser considerado por los que te rodean (y ponen más ganas que tu) o por aquellos que están en una posición de mentor con respecto a ti, como que no te esfuerzas y no muestras interés.

Aquellos que tienen pasión por su trabajo y por sus objetivos, te lo aseguro, siempre van un poco más allá cada día.

Hacer ese pequeño esfuerzo extra dice de ti que eres una persona con iniciativa, que te importa tu trabajo, que te gusta y que te tomas tus responsabilidades en serio. Hacer el 100% no dice esto tanto como hacer el 101% o el 105%. Nada demuestra que estás comprometido como ese esfuerzo extra.

Si todo va bien, aún puedes lograr que vaya mejor.

Ese esfuerzo extra no te da sólo el respeto de tus compañeros, sino que realmente se trata de recoger más frutos. Y en el proceso, haciendo ese poco más, estarás más cerca de ascensos, reconocimientos, e incluso premios por parte de tu compañía.
No hay absolutamente nada negativo sobre poner un poco más de ganas en tu desempeño. Porque siempre hablo de un poco más cada día, un poco. Un poco más de lo que se te pide, un poco más de lo que sabes que eres capaz de alcanzar. Retarte a lograr un poco más de lo que lograste ayer. Poco a poco, grano a grano.

Y lo más importante:
Cuando constantemente te retas así, a ti mismo, consiguiendo un poco más de lo que se espera de ti cada día… hace que te sientas aún más feliz y más orgulloso de tu trabajo. Y deberías tomarte siempre un momento para reconocer que lo has hecho realmente bien, y felicitarte.