gentleman

Sé un caballero

No importa las modas que vengan y se vayan, algo que jamás deja de “llevarse” son las buenas maneras de un caballero. Y no hablo de una pose, sino de asumir los hábitos y las buenas característica que te definen como un caballero.
Algunas, que probablemente no todas, de las características que te llevarán más cerca ser un auténtico caballero en los negocios.

1. No hablar de más.

Ya sea de tu vida amorosa, de tus éxitos profesionales o de tus apasionadas opiniones, recuerda guardar siempre discreción. Respeta la privacidad de las personas que entran en tu vida, crea debates, pero no impongas y no seas la clase de persona que sólo presume.

2. Saber que lo que lo realmente bueno, se merece el esfuerzo.

Si es bueno, costará esfuerzo, pero si es realmente bueno entonces todo ese es esfuerzo es bienvenido. Trabajar duro no está reñido con ser un caballero.

3. Tener confianza, pero no ser soberbio.

Creer en ti no es lo mismo que tenértelo muy creído y has de saber diferenciar donde acaba tu confianza y empieza la soberbia. Aun así, que nunca te falte la confianza.

4. Dar un apretón de manos fuerte.

Saludar con un apretón de manos firme, fuerte, seguro, sin dejar de mirar a la persona a la que saludas. Es un signo de buena educación pero que además puede hablar de tu propia personalidad. Si escondes la mira al saludar puedes dar mala impresión o sensación de debilidad.

5. Ofrecerte a invitar. Al menos una vez.

Sea en compañía de amigos, compañeros, o tal vez una cita, ofrécete a pagar la cuenta primero. También debes saber apreciar en que situaciones no debes insistir demasiado, pues a veces, simplemente por testarudez, se puede producir una situación incómoda. No es una competición.

6. Cuidar la imagen.

Hay que estar presentable, sobre todo si tú eres tu propia marca.

7. Y nunca juzgar.

Si no estás en los zapatos de otra persona no puedes saber sus motivaciones. Puedes dar un consejo a quien lo quiera y lo necesite, pero no puedes juzgar a nadie por tomar decisiones que tú no tomarías.