Otras formas de hacer un buen networking.

Vamos a ahondar un poco más en los secretos no tan secretos, pero fundamentales para crear grandes relaciones a largo plazo y hacer crecer nuestro negocio.
La palabra clave es “relaciones”, ya que lo que debemos tener en cuenta es que debemos conectar con las personas, crear una asociación basada en la confianza, la amistad y unos valores y objetivos comunes. Construir una organización de personas es mucho más que juntar a una serie de personas.

Oportunidades para conectar.
A veces no conecta a las primera con esa persona y piensas que no se va a llegar a ninguna parte, pero eso es darse por vencido, porque no hay una sola forma de o un sólo intento para poder conectar. Es obvio también que habrá muchos casos en los que por mucho que lo intentes no hay progreso, en ese caso o la otra persona se decide o dejas de intentarlo.

A veces recibes respuestas tardías, a veces son respuestas vagas o no muy claras, y puede que alguno de esos casos sea uno en el que tienes que encontrar una manera de afinar la comunicación entre ambos.

Paciencia.
La paciencia no sólo es necesaria para aprender que los resultados instantáneos no existen y que necesitas mucho tiempo de aprendizaje, entrenamiento y práctica para comenzar a verlos. La paciencia también sirve para no presionar a las personas de forma en que, en lugar de trabajar contigo quieran huir y no saber nada más de ti.
Además, como te cuento, se trata de hacer relaciones sólidas a largo plazo. Las buenas relaciones no se pueden forzar, no se pueden fingir. Se construyen, poco a poco.

Eso se hace dedicando tiempo, pequeñas reuniones. A veces pensarás que no tienes tiempo para eso, pero a largo plazo, las relaciones que construyes de forma sólida y con calidad son las que más importan y mayor impacto tienen en tu organización.

No te menosprecies.
Un fallo a la hora de acercarte a alguien es transmitir que no mereces su atención nada más presentarte, al empezar con frases como “perdona que le moleste”, o con actitudes como un lenguaje corporal que demuestre inseguridad. A veces te curvas un poco la espalda , bajas la cabeza, tiemblas. Los nervios de las primeras veces y un poco de inseguridad. Creer poco en ti mismo.
Todo cambia cuando asumes que tienes algo que aportar, algo útil, algo que le servirá a otra persona. No es necesario ser soberbios. De hecho, no deberías serlo. Pero al menos empieza a pensar que eres capaz y demuéstralo con tus palabras y con tu presencia.

 

 

Contáctame si quieres trabajar conmigo: http://www.prospector.cc/estebanmerizalde