inteligencia

Mejora tu liderazgo con inteligencia emocional.

La inteligencia emocional es un conjunto de habilidades que nos ayudan a manejar nuestras emociones, así como saber lidiar con las emociones de los otros. Es una herramienta que nos puede ayudar con la motivación, pero sobre todo a la hora de trabajar mejor con otras personas. Por lo tanto, resulta una herramienta muy necesaria para un buen liderazgo.
Poniendo en práctica estos hábitos mejoras y potencias tu inteligencia emocional, y por ello mismo, estarás mejorando tus dotes de liderazgo.

Reconoce tu responsabilidad y discúlpate si sabes que te corresponde.
Reconocer las culpas no es fácil, incluso cuando tú ya sabes que es tu responsabilidad. Pero este es un ejercicio muy importante, no solamente es lo justo, sino que además te ayuda a crear un ambiente de confianza entre tu equipo y tú. Todos cometemos errores y esconderlos no te beneficia. Demuestra que eres una persona que comete errores, pero sabe enmendarlos, comparte tu experiencia con las demás personas. Y estarás enseñando con el mejor ejemplo.

Piensa antes de reaccionar.
Reaccionamos de manera ilógica ante algo que nos causa estrés o enfado. Esa reacción escapa de nuestro control y, una vez la hemos expresado, podemos haber hecho un daño a la confianza del equipo e incluso un daño a los sentimientos de otra persona irreversible. Piensa, respira y responde de una manera bien sopesada, consciente y razonada.

No interrumpas en una conversación.
Ponerte por encima de otro en una conversación no te da autoridad ni razón, al igual que cambiar el tema cuando éste ya no te interesa. Tienes cosas que decir y necesitas decirlas, pero puedes hacerlo sin que tus emociones se interpongan entre tú y un debate civilizado.

Escucha más, habla menos.
Hay un gran tesoro oculto esperándonos a ser revelados cuando aprendemos a mantenernos callados en los momentos precisos. Cuando escuchamos, y lo hacemos de verdad, aprendemos más de los otros además de demostrarles que reconocemos su valor y sus experiencias. Esto les permite expresarse, se sienten valorados y se motivan a ser mejores en lo que hacen.

Empatiza.
Comienza por entender tus propias emociones y a controlarlas, y lo siguiente es hacer un esfuerzo genuino por comprender las de los demás. Con el tiempo será algo natural. Esto te proporciona un mejor conocimiento de la gente con la que trabajas, pero también te ayuda a comprender cómo piensan o cómo se sienten personas que comienzas a conocer.


Si estás interesado en artículos como éste y en la industria del Network Marketing, dale a Me Gusta en mi página de Facebook para estar al día de mis novedades. Y si te interesa trabajar en mi equipo puedes contactar a través de este formulario.