pexels-photo-209640

Los cuatro pilares de la motivación en equipo.

A estas alturas seguro que sabes más de una técnica para motivarte, para aprovechar mejor el día y enfrentarse al siguiente con energías. Pero ¿Qué pasa con los equipos?

Muchos equipos y muchos líderes de equipo tienen sus propios trucos, sus propias maneras para hacer que el equipo esté bien motivado y comprometido con el proyecto en común. Incluso los equipos pueden tener rituales surgidos de la propia cultura en común que han ido desarrollando, para energizarse, para hacer frente a los retos.

Pero también hay cosas, motivadores específicos que pueden funcionar individualmente, pero que crean un ambiente de equipo perfecto y activo. Y es que los resultados finales no pueden ser el único motivo o inspiración para hacer lo que hacemos, y en especial, para hacerlo en conjunto.

Hay cuatro motivadores específicos, cuatro pilares de un equipo lleno de energías, que vamos a repasar ahora.

Empoderamiento. En el network marketing ser parte de un equipo no es lo mismo que ser un mero seguidor a un líder. Eres un líder, eres parte importante del equipo y estarás formando el tuyo propio. Tus decisiones importan y tienes la autonomía tanto como para aportar lo que quieras contribuir a la identidad del equipo, como para crear tu propio camino. Sin que eso signifique que tengas que sacrificar tus planes por el equipo, ni dejar atrás el equipo para tus planes. Que todos los miembros sean capaces de sentir que tienen ese poder y pueden ejercerlo, alimenta al equipo.

Comunicación. Que puedan consultar, preguntar información, que puedan aportar. La comunicación fluida y clara entre todos los miembros del equipo hace que el funcionamiento de este sea preciso y perfecto. Sin malentendidos ni equivocaciones. Esconder información o trabajar a espaldas de otros compañeros, por el contrario, crea fricciones y daña seriamente a todos.

Crecimiento. Mediante entrenamientos, formación… Somos felices cuando aprendemos cosas nuevas o reforzamos los conocimientos que ya tenemos. Y esos conocimientos o habilidades nos son útiles para ser mejores en lo que hacemos. Los entrenamientos en equipo no sólo cumplen con eso, sino que también ayudan a fortalecer los lazos entre los compañeros.

Recompensas. ¿Has ido a algún viaje con tus compañeros de equipo? Este tipo de recompensas al trabajo son muy gratificantes en lo personal, pero también crean un escenario perfecto para conocer mejor a tus compañeros en un ambiente que está alejado del trabajo. Recargas energías al mismo tiempo que desarrollas tus relaciones personales.

En resumen, podríamos decir que algo que beneficia sobre todo al equipo es darnos cuenta de que tus compañeros son personas con las que tienes una relación a largo plazo. Como líder, uno ha de procurar fomentar que esas relaciones se estrechen y se desarrollen en perfecta armonía. Como compañero, uno ha de procurar tener la relación más honesta y sincera, respetuosa y de corazón posible con aquellos que son parte de una parte tan importante de su vida.