20160414164352-globalization-business-entrepreneur-networking-

Si te enfrentas a estos retos, puedes hacerte millonario.

Desde pequeño, seguro que soñabas con que podías hacer todo lo que quisieras, con viajar, con vivir aventuras… Tal vez no soñabas con ser millonario, pero si soñabas con la vida que se tiene cuando lo eres. Lo que no soñabas, ni deseabas, y tal vez ni viste venir, fue enfrentarte cada mes a las facturas sin pagar y a estar siempre a un mes de verte en la ruina.
Pero nunca es tarde para cambiar las tornas. Te doy algunos consejos, cambios de mentalidades y retos que aceptar y superar para cambiar tu situación y verte más cerca de ser millonario o de comenzar a vivir como tus sueños te decían.

Acaba con tu síndrome de empleado.

Te has educado y has crecido para buscar el cobijo de una empresa que te haga fichar unas horas y te pague muy poco, pero de manera regular. Para tener la vida que quieres, debes romper con eso, pero también debes erradicar la mentalidad que has desarrollado alrededor de esa idea, y la única forma es con educación, autoeducación, y atreviéndote a tomar los riesgos para ser un emprendedor. También deberás enfrentarte a lo que es desarrollar tu yo más profesional, salir al mundo fuera del cobijo de esa empresa explotadora, y permitirte fallar y recuperarte de los fallos

Deja de “hacer dinero” y comienza a amar lo que haces.

No digo que hagas algo que no te rente, pero separa la experiencia de trabajar por dinero a trabajar en algo que realmente ames puede ser un cambio radical que, no solamente te hará feliz, sino que a la larga te puede hacer rico. Así es, nos atamos a puestos que nos hacen infelices para ganar dinero y cuando dejamos ese puesto y hacemos lo que nos gusta, seguimos pensando en el dinero. No lo interpretes mal, el dinero es importante. Pero la ansiedad y la necesidad de generar ganancias te impedirá hacer un trabajo que disfrutes y, por lo tanto, un gran trabajo, y por lo tanto…las cosas irán mal.

Impacto vs Ganancias.

De igual manera, está claro que cada trabajador, cada emprendedor y cada empresa quiere generar ganancias. De lo contrario no podrían seguir haciendo su actividad. Pero fíjate que las empresas que más dinero hacen son aquellas que generan también un mayor impacto. Dejan su huella y transforman la manera en que las personas actúan, consumen y llevan sus rutinas diarias. A eso es a lo que debes aspirar cuando emprendes, no sólo a sobrevivir y a ganar un dinero, sino a dejar tu propia huella, crear un impacto. Incluso si al principio crees que no tiene resultado, esa es tu meta. Y a la larga lo comprobarás.