Quito 3Marzo (5)

Creo en el Network Marketing.

No sólo creo que es un buen modelo de negocio. Creo también en que el Network Marketing tiene mucho que ofrecer a todos y cada uno de nosotros de muchas maneras. Desde aquellos que lo abrazamos como una forma de vida al completo, hasta aquellos que lo usan para aportar unos ingresos extras al presupuesto familiar.

El Network Marketing te ayuda a ver todo tu potencial. En una sociedad que constantemente aplaca nuestros sueños y en la que se nos educa para cumplir con unas expectativas y no plantearnos demasiado las cosas, el Network Marketing nos ayuda a ver la grandeza en cada uno de nosotros. No importa de que familia vengas o que notas tenías, puedes aprender a llevar tu negocio y ser realmente bueno en ello.

Rompe con lo que estabas acostumbrado: te hace ver la ventaja de ser social y colaborativo en lugar de aislado y competitivo. Te empuja a hablar con personas, hablar en público y tener, por ello que superar limitaciones y ganar en autoestima.

Te libera. De alguna forma, al tener que enfrentarte a esas situaciones, tienes que trabajar en ti mismo, ganas en confianza y pierdes miedos. Y eso te hace ser una persona más fuerte, más libre. Te hace ganar habilidades que no pensabas que fueras a tener.

El Network Marketing también te conecta con tu lado más humano. Descubres la felicidad de ver a otros lograr sus sueños y el orgullo de ser parte de ese proceso para otras personas. Y te enseña la importancia del pensamiento y el lenguaje positivo, de evitar los juicios a otras personas o de las críticas que no tengan una finalidad sincera de ayudarles a ser mejores.

Por supuesto, creo en el Network Marketing como modelo de negocio. Creo en él como otra manera de trabajar y ganar dinero. Y claro que creo en él como una solución para muchos tipos de personas en muchos momentos distintos de su vida.

Pero lo que más me asombra del Network Marketing es cómo, en el proceso de hacernos unos mejores profesionales, nos convertimos en personas más amables, más compasivas y más felices.