man-barrier-1000x576BN

Los retos son importantes.

Una de las cosas más peligrosas en tu carrera y en tu desarrollo a nivel personal y profesional es, precisamente, la ausencia total de peligros. O mejor y más claramente dicho, la ausencia de retos.

Es el estancamiento en una nueva zona de confort que lleva demasiado tiempo sin expandirse. Y cuando la zona de confort deja de expandirse, corres el riesgo de que, poco a poco, empiece a menguar.

Por eso es necesario incorporar retos en tu vida. Y por eso, también, es necesario contar con personas en tu entorno dispuestas a retarte de una manera sana y positiva.

De lo que hablo es de que te asegures de tener personas en tu entorno que no te permita estancarte en una sensación de comodidad y que te hagan plantearte más a menudo si donde estás es exactamente dónde quieres estar. No se trata de que reflejen en ti sus propias metas o te hagan sentir culpable por no tener las mismas ambiciones, sino de ayudarte a descubrir si realmente estás explorando todas tus opciones, tus ambiciones y tus deseos.

Es bueno mantenerse algo alerta, de tanto en tanto, sobre si estamos dejando que lo que una vez fue un reto se convierta en una nueva rutina que acabe por dejarnos indefensos ante los cambios y los imprevistos. Es bueno mantener un crecimiento continuo porque eso, además de fortalecernos ante cualquier situación, es algo que motiva, que te hace siempre un poco más feliz, más seguro de ti mismo. Y ese crecimiento y desarrollo sólo se pueden lograr cuando deseas salir de la zona de confort que has creado.

Piensa, ¿tienes grandes ambiciones? Entonces debes enfrentarte a retos, y cuando hayas superado esos, tendrás otros retos que superar. Si tienes grandes ambiciones ahora, recuérdate a ti mismo lo que deseas de verdad y rodéate de personas dispuestas a no dejarte ser confiada, cómodo, y con una zona de confort menguante. Y comprométete a ser esa persona para los que te rodean.