businessman playing chess on board in office, strategy and compe

No te quedes atrás con tu negocio.

La verdad es esta: hay personas que no obtienes los resultados que buscaban. Esto los desanima y acaban renunciando. Hay quienes incluso, al renunciar, se van convencidos de que es el Network Marketing el que no funciona.

Lo que no funcionó fue su estrategia.

Estas personas se quedaron a atrás.

Incluso puedes conocer más de una y más de cien historias de networkers que hoy son destacados, que están haciendo un trabajo espectacular y han logrado el estilo de vida de sus sueños… y que un día, hace mucho tiempo, también se quedaron atrás.

Le puede pasar a cualquiera, pero lo importante es que te des cuenta a tiempo, y que te des cuenta de que no se trata de si el Network Marketing funciona, sino de si lo estás haciendo todo bien.

Admitir tus errores es el primer paso para mejorar, y mejorar es el paso previo a ganar. Eso es así, y es por lo que jamás deberías tener miedo a admitir tus errores.

A veces te quedas atrás cuando no sabes exactamente qué solución puede aportar tu producto a una determinada clase de personas con unos hábitos muy marcados. No entiendes cómo ofrecer el producto y nadie quiere cambiar por las buenas su manera de hacer las cosas. Es simple cuestión de encontrar cuales son los problemas o las necesidades que tu producto puede cubrir y para eso, tienes que escuchar más a las personas y recitar menos.

A veces te quedas atrás porque no trabajas en ti mismo. Tienes que hacerte un hueco y destacar y también debes aprender a ser alguien en quien la gente confié y a quien quiera escuchar. Y, lo más importante, ¡a quien ellos quieran hablar!

A veces te quedas atrás porque has perdido el entusiasmo. Porque has dejado que una caída o dos te impidan volver a levantarte. Y aunque aún no te hayas rendido, se siente evidente que no tienes pasión por lo que haces y no tienes pasión por el producto. Y así, nadie lo va a querer comprar ni nadie va a querer trabajar a tu lado.

La única forma de volver a ganar terreno y seguir avanzando en tu camino hacia el éxito es mediante la acción masiva, manteniendo la actitud positiva de saber que tal vez te caigas unas veces más, pero lo importante es que siempre te levantas una vez más de las veces que te hayas caído.

Conviértete en una mejor versión de ti mismo con desarrollo personal y conviértete en el líder de la que te gustaría aprender.

Y escucha siempre. Escucha a los otros, haz las preguntas correctas y averigua si tu oportunidad y tu producto son la solución que están buscando o no.

No hay mucho más misterio. No hay más fórmulas mágicas.

Esfuerzo y trabajo. Educación y desarrollo. Empatía y colaboración.

Y no te quedarás atrás.