arens (1)

El nuevo proyecto de Pierre Pitt Arens.

Pierre Pitt Arens, El ex banquero luxemburgués sorprendió a todos al convertirse en el CEO de la controvertida empresa OneCoin, sospechosa de aplicar el fraudulento modelo de Ponzi. El aludido niega las alegaciones y prefiere centrarse en el potencial de crecimiento de una tecnología (criptomonedas) que aún no esta reconocida.

Esto se llama un desafío, una apuesta que puede parecer un poco loca. Pitt Arens, de 55 años de edad, director general de Banque Invik de Luxemburgo, director de finanzas corporativas de ING y codirector de finanzas corporativas de Bil es ahora CEO de OneCoin, el ámbito de criptomonedas.

Empezó a ejercer como CEO desde marzo de este año, pero fue anunciado oficialmente el pasado fin de semana en un evento organizado por el grupo OneLife, fundado por una empresaria búlgara, Ruja Ignatova (el grupo no tiene relación alguna con la empresa de seguros de vida de Luxemburgo con el mismo nombre). OneCoin, una empresa que tiene alrededor de 200 empleados, tiene su sede en Dubai, pero la principal infraestructura técnica está ubicada en Bulgaria, el país natal de Ignatova.

Pero OneCoin es también y sobre todo una sociedad polémica que durante un año es objeto de múltiples sospechas ampliamente difundidas en el Internet, acusada de ser nada más que un fraude de tipo Ponzi (se refiere a un arreglo financiero fraudulento consistente en remunerar las inversiones de los clientes existentes con los fondos aportados por clientes nuevos, un modelo por el que Bernard Madoff fue sentenciado a 150 años de prisión en los Estados Unidos).

“Debéis saber que había estudiado el proyecto de cerca durante casi cuatro meses”, dice Pitt Arens en Paperjam.lu. “OneCoin ha sido simplemente víctima de una vasta y masiva campaña de denigración, muy bien preparada y organizada principalmente desde Europa. Hemos identificado las fuentes de estos ataques, y los procedimientos legales están en curso. Por ahora, OneCoin no ha sido oficialmente acusada o condenada por ningún delito en ningún mercado del mundo”.

Esto no impide que algunas autoridades sospechen. El 17 de abril, BaFin (la autoridad alemana de supervisión del sector financiero) exigió el cese definitivo de las actividades de OneCoin en Alemania.

“Soy un padre responsable, nunca me habría arriesgado a asociar con una organización que fuera ilegal o fraudulenta”, argumenta Arens, que prefiere centrarse mas en el potencial de crecimiento de la criptomoneda.

Así, destaca el modo de funcionamiento de la empresa que “controla y audita a todos aquellos que quieren hacer negocios con nosotros a través de un procedimiento llamado KYC (know your client, por sus siglas en inglés) basado en nuestro propio Blockchain. En cada transacción, el remitente y el receptor están completamente identificados. No hay lugar para aquellos que deseen realizar transacciones de forma anónima”.

La compañía OneCoin, que no está sujeta al control de las autoridades reguladoras, se especializa en venta de materiales educativos en línea con el fin de popularizar el uso de criptomonedas. Los diversos paquetes educativos contienen “tokens” que luego deben convertirse en dinero digital utilizado para la compra de servicios o bienes.

“En este momento tenemos 3.3 millones de propietarios de la moneda, mientras que la compañía sólo ha estado activa durante dos años. Esperamos llegar a 5 millones en un año. Y al mismo tiempo tenemos ya más de 30.000 comercios registrados en nuestra plataforma de comercio online DealShaker y estamos apuntando a atraer a 100.000 comercios mas para el final del año. Acabamos de firmar un contrato con una gran compañía de viajes en línea que pronto se hará público”.

 

El original está aquí.