alvaro-serrano-133360

La meta más importante de todas: tu legado.

Muchas personas comienzan en este negocio como una manera de asegurarse unos ingresos, cuando su puesto ha sido recortado en la empresa, o simplemente quieren probar algo nuevo y excitante, algo que les rete. Muchos, quizás, si ven a un líder que está teniendo éxito, que está viviendo la vida de sus sueños, lo escuchan hablar y contar sus experiencias y piensan “yo quiero eso para mí”.

Pero rara vez alguien comienza su negocio y, nada más empezar, ya está pensando en su legado.

Quizás piensas en el futuro, en cinco años más adelante, en cómo quieres que cambie tu vida y la de los tuyos. Estás visualizando tus sueños, y eso es perfecto; es un paso que debes dar si realmente quieres conseguirlo.

Pero no piensas en tu legado. Al menos no entonces. No tan pronto.

Pero tienes que saberlo. Una vez comienzas a cosechar éxitos en tu negocio de red, tu legado es el siguiente gran paso en tu lista.

No es una obligación, pero te lo acabarás planteando. Y probablemente acabes comprometiéndote con él.

Plantearte tu legado es simplemente darte cuenta de que ahora tienes el poder de hacer cosas por las vidas de otros. Ahora tienes los contactos, el dinero, el tiempo… de hacer lo que quieras para cambiar poco a poco el mundo, y hacerlo un poco más como te gustaría que fuera.

Es crear un negocio fuera de la red en el que tu nombre y tu marca perduren. Es crear una carrera en el mundo del desarrollo profesional y dedicarte a hacer que las personas encuentren la manera de ser su mejor versión. Es tener los fondos para colaborar con una organización solidaria, o incluso colaborar en la creación o construcción de una escuela. Tu legado es ganar hábitos sanos, solidarios, amables, etc… y ver como todo tu equipo también los gana y los duplica, porque también se duplica con la inspiración. Es impactar en las vidas de otros, y que las próximas generaciones mencionen tu nombre cuando digan qué les inspiró a hacer lo que harán en sus vidas.

Para llegar a ese nivel en el que puedes pensar en dejar un legado y comenzar a crearlo, simplemente tienes que entender que esto no es sólo un negocio más. El network marketing te dará las herramientas para convertirte en el profesional que quieras ser, tú deberás poner tu empeño en encaminar esa carrera hacia un lado siempre más humano.

Un líder que deja un legado, más allá de lo que vaya a hacer con sus ingresos y con su nombre, es un líder que conecta con su equipo a un nivel personal. Un líder que tiene una motivación fuerte en ver a otros miembros del equipo ganar sus propios éxitos.

Ese es un líder que ve más allá de los primeros cinco años de trabajo. Ese legado se puede convertir en la mayor motivación que tengas en esta industria, la mayor y más importante meta de todas. Y para conseguirla deberás retarte a ser un líder más sabio, más humano, que aprenda siempre un poco más cada día, y que piense menos en los números y más en las relaciones que crea y cuida.