NO HAGAS ESTO si quieres que tu negocio de network marketing prospere.

Hay una serie de cosas que deberás evitar, o dejar de hacer, si quieres que tu negocio de network marketing verdaderamente prospere. Y aquí te dejo una lista de algunas de ellas para que vayas tomando nota. No están ordenadas por importancia, y es muy posible que me deje algunos detalles atrás, pero te prometo que, aunque no esté todo lo importante, todo lo que está lo es.

 

No te conviertas en “un jefe”.  En tu camino hacia el liderazgo siempre debes tener en cuenta que la gente que trabaja contigo con compañeros y jamás empleados, igual que tu no eres empleado de nadie. Por eso, debes olvidarte de comportamientos autoritarios.

No hables mal de tus compañeros. Simplemente, no. Ya no porque se puedan enterar, simplemente no lo hagas.

No te quejes. El éxito nunca les llega a las personas negativas que sólo ven razones para quejarse.

No permitas que el negocio te queme y quemes tu negocio. Si sientes que necesitas un descanso, tómalo. No hablamos de que pongas tu negocio un mes en pausa mientras te vas a la playa, si aún no has conseguido que tu negocio haya despegado es lo peor que puedes hacer. Pero si procura tomarte un día libre de vez en cuando, desconectar el teléfono 24 horas y disfrutar de tus amigos y tu familia. Respira, recarga, y al día siguiente retómalo con energía.

No metas la política en tu negocio. Aquí hay personas que vienen de todas las creencias y todas las ideas. Es mejor dejar la política fuera para que no separe a las personas.

No dejes de aprender. Un líder debe estar siempre en constante crecimiento personal. ¡Y cuando dejas de aprender, empiezas a retroceder!

No dejes que tu ego maneje el negocio. De hecho, no dejes que tu ego maneje ningún aspecto de tu vida. Puedes ser una persona segura de si misma sin caer en el peligro de un ego sobredimensionado que le impida ver y escuchar lo que ocurre realmente.

No te compares con otros. Nunca vas a ser igual a nadie más, pero nadie más va a ser igual a ti. Cuando te obsesionas con la idea de no poder ser como otra persona, estás olvidando todo lo bueno que tienes.

No pierdas el tiempo ni se lo hagas perder a otros. El tiempo es valioso, tu gestión del tiempo y el respeto que muestras por el valor del tiempo ajeno serán hábitos muy importantes.

No le digas a nadie que haga algo que tu no harías. Palabra y acción deben ir de la mano.

No exageres lo que ganas o lo pronto que se gana. Ni a ti, ni a tu equipo, ni a esa persona os conviene que mientas sobre eso.

No estés persiguiendo “la gran oportunidad”. Estás en todo tu derecho de elegir donde quieres desarrollar tu negocio y usar el criterio que más conveniente te parezca. Pero si comienzas a buscar la siguiente gran oportunidad de manera compulsiva, no vas a conseguir nada.

Nunca olvides tu origen. Los valores que te enseñaron tus padres, las personas que te apoyaron desde el principio, aquellos que te dieron una oportunidad, quien te enseño lo que sabes… y todo lo que forma parte de quien eres desde el principio. Pase lo que pase, llegues hasta donde llegues, jamás lo olvides y jamás lo cambies por querer encajar.

Sigue estos consejos y estarás en el buen camino para hacer que tu negocio tenga un crecimiento sano y honesto, y sin parar.