El éxito y el tiempo.

No es difícil hacer una relación entre la cantidad de cosas que una persona es capaz de hacer en un día y su nivel de vida.

Sí parece más difícil entender de donde sale ese tiempo si todos tenemos las mismas 24 horas. Mientras tus 24 se reparten a duras penas entre trabajo, conmutación, descanso y muy poco para tiempo libre, las suyas parecen cundir tanto, y pocas horas de trabajo parecen dar mucho más dinero.

¿Cómo ocurre esto?

No hay magia y no hay suerte en el asunto, se trata de que esas personas han llegado a ese éxito, a esa libertad que balancea sus horas y sus ingresos, a través de un buen plan y de una mejor gestión del tiempo.

Lo que pasa con el tiempo, es que, en realidad cuanto más sepas ajustar tus minutos hoy, más horas tendrás para ti mañana, y más frutos darán tus horas de trabajo.

Ahora te voy a contar una serie de cosas que puedes hacer, que hacen la mayoría de esas personas que tienen un buen equilibro de su tiempo y han ganado el éxito. ¡Y no es casualidad que todos ellos tengan estas rutinas! En la gestión del tiempo hay muchas de las llaves para abrir la puerta del éxito.

Listas de tareas con sentido.

No sólo hacen listas de tareas a diario, sino que agrupan las tareas por su relación o por categorías y dividen grandes tareas en pequeños pasos a llevar a cabo. Y además de eso, calculan el tiempo estimado que cada tarea les va a costar.

Invierten tiempo en su crecimiento.

El tiempo es oro si sabes qué hacer con él. Por eso la gente que invierte parte de su tiempo, por poco que tenga en desarrollarse, en ganar habilidades y hacerse mejores en lo que hacen están invirtiendo sabiamente, y es una inversión que les dará rentabilidad.

Saben que no es lo mismo estar ocupado que estar produciendo.

No se trata de que siempre estés haciendo algo, sino de que estés haciendo algo con un sentido, que estés centrado y enfocado, y que esa actividad te dé productividad, o si no, al menos crecimiento y desarrollo personal.

No se dejan distraer.

Lo peor que puedes hacer es dejar que cosas sin importancia te distraigan. Lo que marca la diferencia en las personas que tienen éxito y más tiempo, es que sólo prestan atención a las cosas que verdaderamente importan y no pierden el enfoque.

Adoptan sistemas que YA EXISTEN.

Aprender a manejar tu tiempo es realmente mucho más fácil de lo que crees. Existen muchos sistemas para controlar y aprovechar el tiempo, y sólo tienes que adoptar uno de los existentes, el que mejor vaya con tu rutina y comprometerte con ese sistema.

Admiten sus errores y los corrigen.

No hay mayor pérdida de tiempo que seguir haciendo mal algo que se sabe que se está haciendo mal. O no admitir que se está haciendo mal por orgullo o lo que sea. Observa tus errores, aprende de ellos y admite que hay cosas que puedes hacer de manera diferente y mejor.

Aprenden a ser resolutivos.

Si algo que no sepas hacer, lo aprendes. Si hay algo que sale mal, mira otra manera de hacerlo. Ser resolutivo equivale a tener la mente abierta a pensar soluciones a los problemas sobre la marcha, a entender que no siempre hay una sola manera de actuar, sino miles de posibilidades. Esta mentalidad te hace ganar tiempo, porque cuando un obstáculo se te presenta, eres capaz de sortearlo de una manera o de otra y siempre vas a estar avanzando.

Mi principal consejo para que llegues a ser una persona que gana tiempo para trabajar en su éxito es el siguiente:

  • Embárcate en un proyecto para ganar dicho éxito.
  • Fíjate metas y analizas las tareas que vas a necesitar hacer para conseguirlo: cada día tendrás que repasar tu lista de tareas para añadir lo que pueda ir surgiendo, siempre analizando sus subtareas. Aprenderás sobre la marcha a calcular acertadamente los tiempos de cada tarea.
  • Adopta un sistema de gestión de tiempo, y comienza un control anotando en un cuaderno cuánto tiempo inviertes en cada cosa: trabajo, ocio, descanso… hasta comer y ducharte. Aprenderás a distraerte menos y enfocarte más en cada tarea.

Y ya sabes que el tiempo sigue pasando, así que el mejor momento para empezar siempre es AHORA.