gilles-lambert-8649

No es tarde para triunfar.

Este artículo está especialmente dirigido a toda persona que siempre ha tenido una ambición, que siempre ha querido una vida mejor y siempre ha tenido visión, pero cree que ya está demasiado mayor para enfrentarse a un mercado muy cambiado, y para cumplir sus sueños.

Así, si me estás leyendo y tienes… no sé, digamos más de 50, quizás más de 60, más aún, da igual. No es tarde.

Sigues teniendo esos sueños ¿verdad? Ves que el mundo cambia y puede que eso te asuste. Ves cómo los jóvenes adultos de hoy, esos a los que todo el mundo llama millennials, cambian las reglas del juego y se adaptan fácilmente a un mundo tecnológico.

“El mundo es suyo” piensas, mientras sabes perfectamente que todos los años que has trabajado duro no te van a dar la jubilación que te mereces, cuando consigas retirarte.

Pero esos chicos, esos millennials están cambiando el empleo, los mercados y la forma de hacerlo todo porque el viejo sistema ya no se sostenía. No hay jubilaciones decentes, porque ya no hay empleos seguros que permitan a nadie vivir bien. Muchos de esos chicos se han tenido que inventar el mundo de nuevo, ¡porque ya no había lugar para ellos!

Por eso, no creas que no hay lugar para ti por ser algo mayor. Lo hay. Tienes experiencia y eso es algo fascinante, es una ventaja realmente. Tal vez has trabajado en diferentes puesto y sectores en tu vida, y sabes una cosa o dos sobre tratar con el cliente que puedas aportar a un nuevo negocio. Tienes todo lo que hace falta, salvo la decisión.

Puedes ser un líder hoy, porque lo único que ha cambiado para ti en la forma en que trabajamos es que usamos más la tecnología, y eso, querido amigo, se aprende como todo lo demás. Si tienes ganas no te puede asustar un portátil y una aplicación de teléfono. ¡Eso se ha inventado para hacerlo más fácil!

No hay excusa, si tienes un teléfono inteligente hoy día, ya estás familiarizado con la herramienta de trabajo principal. Y el resto, es decisión, es interés, son ganas de conseguirlo. ¡Y lo harás!

Me he encontrado a personas mucho mayores que yo, dudando de que pudieran empezar un nuevo negocio a su edad, y a aprender a desenvolverse en un mercado altamente tecnologizado. A personas talentosas, ambiciosas, pero también inseguras. Pero también muchas de esas historias han acabado con personas encontrando su vocación, al fin, cumpliendo sueños y asegurándose la mejor jubilación con la que jamás antes se atrevieron a soñar.

No es tarde, nunca lo es. Si lo quieres, aún está en tus manos. Toma la acción.