El éxito no es solo el dinero.

Antes de que te veas en la tentación de contestar que la falta de dinero te pone en situaciones muy infelices, déjame decirte que, por supuesto, tienes razón.

Pero, al mismo tiempo, el dinero no es el éxito, ni la meta es realmente una cantidad de dinero.

Piénsalo bien: si necesitas el equivalente a cinco mil euros para el próximo mes, no los necesitas para mantenerlos guardados. Tu meta es la avería del auto con el que te desplazas al trabajo. O tal vez acabar con los pagos de tu casa. Tu meta no es acumular dinero, sino vivir tranquilo.

Y, al mismo tiempo, vivir tranquilo, financieramente hablando, o tener prosperidad no es necesariamente igual a tener éxito. Hay otras áreas de tu vida que necesitan ser atendidas para Tener Éxito. Con mayúsculas.

Cantaba el Trío Los Panchos hace varias décadas:

“Tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor.”

Y no se equivocaban lo más mínimo, esa es la composición más perfecta posible de éxito. Salud para disfrutar de la vida plenamente, dinero para que nada te falte a ti y a los tuyos y la compañía de aquellos que amas y que te aman.

SALUD.

A veces veo a personas sacrificar su salud por su negocio y no puedo evitar preocuparme. Puedes dormir poco algunos días, siempre hay fechas especiales en las que es inevitable. Pero desatender tu salud de manera continuada es algo muy peligroso. ¿De qué te servirá ganar mucho un tiempo si tienes que retirarte repentinamente por tu salud y acabas perdiéndolo todo en gastos médicos?

Además, quien vive eternamente agotado por maltratar a su sistema acaba desempeñando pobremente y tal vez hasta hundiendo su negocio.

Siempre habrá imprevistos que no podemos controlar, pero cuanto más sano te mantengas más probabilidades tienes de vivir una vida larga, exitosa y feliz.

DINERO.

Aunque el éxito no es solamente el dinero, el dinero es parte del éxito: necesitas poder pagar las facturas y tal vez tengas sueños que solo se cumplen con dinero (un viaje, montar un negocio muy específico, tener una casa con jardín…).

Pero en la parte financiera del éxito están dos cosas muy importantes a saber diferenciar. Una son tus finanzas domésticas y otra serán tus ganancias profesionales. Debes tener un equilibrio entre ganancias y gastos, ya que, si ingresas mucho dinero, pero constantemente lo gastas en cosas superfluas y sigues teniendo deudas, no estás teniendo éxito en lo financiero. Estás fallando, de hecho.

Que tu negocio funcione, que tu negocio pueda funcionar incluso si necesitas un tiempo de descanso, que tus gastos no te ahoguen si dejas de ingresar un poco menos durante un tiempo, que puedas permitirte un regalo para ti o para tu familia sin que signifique que tendrás que sacrificar un gasto más adelante. Eso es éxito.

AMOR.

Con amor no me refiero solo a que tengas pareja. Aquí entenderíamos como una vida social equilibrada, el apoyo de tu familia y si tienes pareja e hijos, que puedas pasar tiempo de calidad con ellos.

Por desgracia, no todas las familias apoyan cuando se toma una decisión así, pero siempre puedes encontrar “familia” que te acepte y te respalde en tu equipo.

Por otro lado, también he visto como algunas personas desatienden el tiempo con sus familias por hacer crecer su negocio, y en ocasionas de manera excesiva. Todos hacemos pequeños sacrificios de vez en cuando y todos deben valer la pena, pero no arruines tu matrimonio en el proceso o descuides la educación de tus hijos. No merece la pena.

Otra cosa que entraría en esta categoría de “amor”, es el amor a uno mismo. Esto es un tema difícil y delicado, pero sin superar esta parte es extremadamente difícil que logres el éxito en todo lo demás. Tu desarrollo personal es clave en esto: aceptar que eres bueno y te mereces ser feliz, aceptar que tendrás fallos, pero puedes mejorar, aceptar que eres más que tus circunstancias y eres responsable de tus éxitos y de tus fracasos. Aceptar que la manera en la que piensas sobre ti mismo y tus posibilidades tiene un impacto en lo que ocurre en tu vida.

Así que ya sabes. El éxito, a grandes rasgos, es salud, dinero y amor.